SUPERCOPADOS


Por Joaquin del Arse

Increible, por el presente de este Arsenal que anda a los tumbos en el Inicial. Increible, porque fuimos superiores a Boca en los noventa, más allá de algún sofocón en el complemento. Increíble, porque derrotamos a un especialista en esto de los penales. Increíble, porque a pesar de toda la contra, el equipo sacó la chapa de campeón y el espiritú que se le reclamaba.

La primera supercopa, la cuarta estrella, la alegria que no termina... asi es este Arsenal, que destruye pre conceptos, que hoy paseo por Catamarca, su mejor futbol, que no pudo plasmar en la red su superioridad en el manejo de la pelota. Con gran experiencia, con gran solvencia, con la mala suerte en cada bocha sobre el area de Boca, no queria entrar, se negaba siempre.
Carbonero fue la figura del campeón, desplegó lo mejor de si mismo, Ortiz lo acompaño como nunca, el bicho Aguirre tenia una sexta marcha, y Campestrini se erigió como el héroe de la noche, atajando las dificiles y tres penales en una serie que se alargo demasiado, que paralizó los corazones, que helaba el alma.

Otro titulo más y van, otra vuelta y las estrellas que se siguen sumando. Merecimos ganar en los noventa minutos, se negó, Boca no le encontró nunca la vuelta al partido y Arsenal desperdició todas sus chances, y en el primer tiempo, merecimos irnos con una ventaja de por lo menos, dos goles. Si, dos goles y no estoy mintiendo, porque el equipo de Alfaro fue mejor de punta a punta. Ya en el complemento, Boca salió a plantarse mas adelante y nos quitó espacios, y asi y todo, nos arreglamos para llegar al arco de Ustari. No se dió, y los penales aparecieron en el horizonte. En una definición contra un equipo, que historicamente hizo de este recurso, un metodo para la victoria. Pero Campestrini, emulando al gran Cuenca, se quedó con toda la gloria, esa gloria y esa copa, que hoy está viajando a Sarandí.

SALUD CAMPEON!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

HANDBALL: RESUMEN DE LOS PARTIDOS DEL FIN DE SEMANA

ESTADISTICAS DEL HOCKEY