ARSENAL ES UNA MARCA REGISTRADA (Editorial en Diario Popular)


En el día de ayer (lunes), el periodista Eduardo Verona, de Diario Popular, escribió sobre la actuación de Arsenal, en el presente campeonato. Reproducimos su columna (suplemento deportivo, Opinión, Pag. 2, lunes 30 de septiembre de 2013, Diario Popular nº 14.175)

ARSENAL ES UNA MARCA REGISTRADA

Es un caso muy particular el de Arsenal. Bancado por la dinastia que encarna el apellido Grondona, el club de Sarandí expresa un proyecto futbolistico en un ambiente despojado de proyectos.
Seguramente a partir de esa convicción afirmada en el tiempo, Arsenal se convirtió durante los 11 años que compite en Primera División en una marca registrada. ¿Cuál es la dimensión real y el contenido de esa marca? La que identifica a los equipos que con un plantel ajustado y discreto conquista un buen funcionamiento y buenos resultados.
Quizás la anécdota actual es que Arsenal es el único invicto del campeonato, además de ser semifinalista de la Copa Argentina. Pero lo más valioso de su pasado y presente es la idea matriz que alumbra a Arsenal "Tenemos más hombres que nombres", comentó su técnico, Gustavo Alfaro, el último viernes, después del polémico 1-0 a Godoy Cruz.
Es altamente probable que esa simple frase disparada de apuro pueda resumir la austeridad aplicada que caracteriza al entrenador y al equipo que conduce. Porque no seduce ni genera adhesiones Arsenal. Tampoco parece que le interesara hacerlo. Pero es complicadísimo quebrarlo. Porque no transmite precariedad. Ni tibiezas. Ni búsquedas lejanas a sus posibilidades.
Revela solvencia para abordar los partidos, a pesar de que en algunos de ellos (como por ejemplo en el 1-1 ante Rosario Central), sea demasiado conservador. Tan conservador que con otra camiseta más pesada y convocante, Alfaro no podría llevar a cabo su estrategia, como lo denunció en Rosario Central y en San Lorenzo. Es que el lugar en el mundo del fútbol para Alfaro tiene los colores de Arsenal.
Cada 6 meses le desarman el plantel y él lo vuelve a armar con una naturalidad y rapidez elogiable. No se queja Alfaro. No llora a los jugadores que partieron. Su capacidad de adaptación es notable. Y su lectura de la realidad que le toca vivir en Arsenal, también.
El hace muy bien los deberes.
Planifica, organiza y ejecuta. Y los protagonistas saben que su continuidad e influencia en el club no la subestima nadie. Como también nadie del fútbol desconoce que los adversarios (jugadores y técnicos) lo observan a Arsenal con desconfianza. Le adjudican arbitrajes complacientes. O favores del poder. Arsenal, igual, no se detiene. Juega bien y mal, como casi todo el mundo. Pero suele imponer condiciones. Y lo respetan y valoran hasta los que se brotan cuando ven su camiseta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HANDBALL: RESUMEN DE LOS PARTIDOS DEL FIN DE SEMANA

ESTADISTICAS DEL HOCKEY