RUMBO A BRASIL 2014: CUANDO EL BOLILLERO DEFINIO UNA CLASIFICACION


Nueva nota sobre los campeonatos mundiales de fútbol, camino a Brasil 2014. Hoy, una historia poco conocida por los jóvenes aficionados.
En la clasificación para el mundial de 1954, que organizaba Suiza, ocurrió un hecho inusual (no repetido), cuando en uno de los grupos europeos, España quedó eliminada mediante un sorteo. El tema fue que el seleccionado español, dirigido por Luis Iribarren Cavanilles, debía lograr su clasificación enfrentando al representativo de Turquía. Había tranquilidad entre los españoles, porque el futbol turco de entonces, carecía del nivel que mantiene en la actualidad.
El primer partido se disputo en Madrid. Fue el 6 de enero de 1954 y allí el local le gano a Turquía por 4 a 1. Parecía pan comido. La revancha se realizo en Estambul y allí la sorpresa. Fue el 14 de marzo de ese año, donde los turcos lograron vencer por 1 a 0, con mucho amor propio y un público que alentaba a los jugadores a luchar hasta el último minuto.
Lo cierto es que como en aquellos tiempos  no existía el “gol de diferencia”, se disputo un tercer partido, jugado el 17 de marzo en Roma, donde hubo un empate: 2 a 2. Y no estaban contemplados en el reglamento los penales que definieran la situación. Ya las cosas no aparecían tan sencillas para España.
Fue allí cuando las autoridades de la FIFA determinaron que la clasificación quedara determinada por sorteo. Para ello se colocaron dos bolillas en una hielera de acero donde un niño, con los ojos vendados, saco una de ellas, la que determino que España quedara afuera del mundial de Suiza.
Puro azar. A partir de esta situación, el Bingo nunca más definió una clasificación mundialista.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HANDBALL: RESUMEN DE LOS PARTIDOS DEL FIN DE SEMANA

AMISTOSOS: ARSENAL JUGARÁ ANTE GRUPO UNIVERSITARIO

FADI: TABLAS ACTUALIZADAS