MUNDIAL 2014: UN DEBUT PLAGADO DE DUDAS



No resulto del todo satisfactoria el debut de Argentina en el mundial. El sistema táctico de Sabella fracaso rotundamente en el primer tiempo, y cuando hizo los cambios pertinentes, se vio otro equipo. De cara a lo que viene, esperamos que se encuentre el rumbo para poder realizar un buen campeonato.

Por Joaquin del Arse.

Argentina debuto con una victoria muy pero muy justa, tanto en el resultado como en el juego, porque el primer tiempo fue tan parejo, que la exigua ventaja (por intermedio de un tempranero gol en contra) en el marcador no reflejaba lo que sucedía en la cancha. Ese gol apenas jugado dos minutos, tuvo el efecto contrario en Argentina, porque se pensaba que iba a actuar como "liberador" en el juego, y sin embargo no sucedió eso, se le regalo el control del campo a Bosnia, se replegó en su linea de cinco y el ataque quedo totalmente desconectado. Y Sabella tomo nota de esto, y mando a Higuain y a Gago a la cancha, y se noto la diferencia, porque se asociaron con Aguero, Di Maria y especialmente con Messi, quien en una estupenda jugada marco el segundo gol, el que dio la tranquilidad necesaria para jugar el resto del encuentro con la desesperación del rival. Se pudo haber aumentado el marcador, hubo varias chances, y sin embargo, en los últimos diez minutos todo fue de Bosnia, porque la selección nacional se quedo literalmente clavada en el pasto, y da que pensar si fue porque la sobre paso el accionar de los balcánicos, o se sintió el esfuerzo realizado.

Publico Cancha Llena

Seguramente, Alejandro Sabella analice los réditos que le dio el esquema 5-3-2, que realmente fueron nulos. En el primer tiempo, el seleccionado no creo situaciones de gol y se puso en ventaja gracias a un gol en contra de Kolasinac. Si se le cuentan tres situaciones de gol en los primeros 45 minutos es mucho.
Para el segundo tiempo, Sabella cambió el esquema y pasó al 4-4-2. Sacó a Campagnaro y a Maxi Rodríguez y mandó a la cancha a Fernando Gago y Gonzalo Higuaín. Entonces, comenzó la remontada y, de a poco, la Argentina hizo pie en el partido. Lionel Messi, con un gol de esos que hace en Barcelona, puso el 2 a 0 parcial y le dio oxígeno al seleccionado. A cinco minutos del final, Ibisevich descontó al aprovechar un descuido de la defensa argentina.

Publico Ole deportivo

¿Tan difícil era ponerle socios a Messi? ¿Puede que la búsqueda del equilibrio termine rompiendo lo mejor del equipo? Sabella reaccionó a tiempo. Los jugadores reaccionaron a tiempo. Argentina reaccionó a tiempo. Del quizá el peor primer tiempo con este entrenador, a un segundo esperanzador. El "desequilibrio" tan temido llegó con salida clara de la pelota en los pies de Gago y en compañía en el ataque con Higuaín. El desequilibrio permitió ver la mejor jugada del mejor.
La Selección jugó tan mal con el esquema con cinco defensores en la última línea, con Messi retrasado y aislado, con el equipo partido, que Sabella no sostuvo su idea más de 45 minutos. Porque en definitiva, Argentina terminaba perdiendo su potencia ofensiva y no solucionaba para nada las incertidumbres atrás.
El gol en contra a los dos minutos le dio tranquilidad y parecía que abriría el partido. Pero Argentina se retrasó y mal. Dejaba a los volantes bosnios lanzar tranquilos y de arriba perdía todas. El equipo tenía separada tanta sus líneas que Messi terminaba yendo a buscar la bocha hasta mitad y chocaba en el uno contra uno.
Gago se hizo patrón y fue clave para el cambio del equipo. Se hizo dueño de la salida de la pelota. Los cinco atrás ya eran historia y Argentina mostró otra intención en la salida, en el inicio de la jugada. Messi, que no corría en el primer tiempo, de repente se enchufó. Pipita arriba le daba aire para tocar e ir a buscar. Fueron quince minutos en los que la Selección se sintió viva.
No duró mucho, pero alcanzó. El final, con un poco de sufrimiento, fue otra señal de alerta. En un Maracaná celeste y blanco, en una noche inolvidable desde lo emocional, sonó el "que de la mano de Leo Messi...". Fue el himno de un equipo que por ahora está lejos de serlo.

Publico Infobae

Argentina venció 2 a 1 a Bosnia en la apertura del Grupo F del Mundial Brasil 2014 en un partido en el que la Selección mostró dos caras: fue un equipo dubitativo y temeroso en el primer tiempo en el que no se sintió cómodo con el esquema 5-3-2 con el que salió al campo de juego, y otro más sincronizado y creído de su superioridad en el complemento, a partir de los cambios clave que hizo Alejandro Sabella.
El equipo nacional tardó apenas dos minutos en abrir el marcador ante Bosnia en el mítico estadio Maracaná mediante una jugada que comenzó con un tras un tiro libre ejecutado por Lionel Messi sobre el costado izquierdo, la pelota fue desviada en el área por Marcos Rojo y el mediocampista bosnio Kolasinac Sead se la llevó por delante para vencer su propia valla y poner en ventaja a la Selección de Alejandro Sabella.
Al contrario de lo que se suponía, el gol no despertó el caudal de la Argentino sino que fue Bosnia el equipo que tomó el control del partido y puso en serio riesgo el triunfo parcial por las graves fallas en defensa y la falta de control en el mediocampo que ocuparon inicialmente Maxi Rodríguez, Javier Mascherano y Ángel Di María.
El equipo conducido por Safet Susic pudo llegar al empate con jugadas en la que expuso las desatenciones defensivas que engrandecieron la figura del arquero Sergio Romero, protagonista en el primer tiempo de una atajada clave.
Los europeos tuvieron tres opciones claras para marcar en el primer tiempo pero fallaron en la definición. Argentina evidenció su desorden en la última línea y el entrenador tomó nota de tales problemas, al punto de que en el entretiempo hizo cambios que resultaron clave para el desarrollo del encuentro.
Para jugar el segundo tiempo Fernando Gago entró por Hugo Campagnaro y Gonzalo Higuaín por Maxi Rodríguez. A patir de allí el equipo sintió el cambio que necesitaba. "Pintita" se hizo dueño de la pelota en el medio y ocupó el rol que le hizo ganarse un lugar en el equipo: el de ser el primer pase para Messi.
El equipo se soltó en la segunda parte y tuvo pasajes destacados. Como resumen de ese cambio positivo, nada menos que el golazo de Lionel Messi, a los 19 minutos, tras una jugada combinada con Higuaín que la "Pulga" definió tras una maniobra individual con su sello en la que dejó varios hombres en el camino. El grito del gol fue además todo un símbolo de desahogo.
La mejoría fue a partir del cambio de esquema en el complemento pero no impidió que hubiese momentos de zozobra sobre todo con el descuento de Bosnia que llegó por una distracción en defensa de Federico Fernández que Vedad Ibisevich aprovechó para poner el 2-1 a cinco minutos del final.
El partido no tuvo mucho tiempo para más. Argentina sufrió más de la cuenta pero finalmente concretó un triunfo fundamental para sus aspiraciones.
El próximo rival del elenco nacional será Irán, el próximo sábado desde las 13 en Belo Horizonte, donde se encuentra la concentración, mientras que cerrará su participación en el grupo F ante Nigeria el miércoles 25 desde las 13 en Porto Alegre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HANDBALL: RESUMEN DE LOS PARTIDOS DEL FIN DE SEMANA

FADI: TABLAS ACTUALIZADAS