13 AÑOS DEL ASCENSO A PRIMERA





Por Joaquín del Arse.


Parece increíble, pero ya son 13 años de aquel 18 de mayo de 2002, cuando en una dramática final, Arsenal dejaba atrás a Gimnasia de Concepción del Uruguay, y pegaba el salto más importante de su historia.
Un primer torneo (el apertura) donde el equipo no pegaba una, y la llegada de Burruchaga, para enderezar el barco, y comenzar a creer. Y se vino la segunda etapa, en un duelo cabeza a cabeza con Quilmes, para ver quien obtenía el numero uno en la tabla general, y la posibilidad de definir todo como local en el octogonal. Se alcanza agonicamente, en la ultima fecha, ganándole a Juventud Antoniana, con un gol de alguien que seria la figura ante los entrerrianos.
Ya en el octogonal, la chapa de candidato pesaba pero no incomodaba, al contrario, ante Godoy Cruz, el equipo supo sacarse de encima al rival, con una goleada antologica en el viaducto, y de yapa, un mano a mano ante El Porvenir, jugando los dos clásicos más importantes de la historia. En Lanús, el equipo fue superior y con justicia llegaba a la final, ante el sorpresivo equipo entrerriano.
La primera final, en Concepción, en un estadio que desbordaba de optimismo, y un vital triunfo, por 2 a 1, con un penal en contra (después se repetiría en la revancha, para que los anti Arsenal se den cuenta que siempre nos metieron el palo en la rueda, por ser Hijos de Grondona), nos dio el espaldarazo para esperar con mesura la revancha.
Ese 18 de mayo amaneció entre nubes, después de una copiosa lluvia que amenazo con la suspensión del partido. Fue tanta la cantidad de personas que se acercaron al viejo Viaducto, que la cancha de madera "revento" literalmente hablando. Mas de 10.000 personas colmaron las tribunas, que cedieron ante tanta pasión. El partido fue dramático, nuevamente los entrerrianos en ventaja, y el gol que no aparecía. En el entretiempo, el Coco Grondona saco del baúl, las viejas camisetas del 92, y el equipo salio al campo de juego con esas casacas que habían dado el batacazo en Mar del Plata, diez años antes.
Y la mística envolvió al equipo, y vino el gol de Morales, y se vino abajo el alambrado, y el partido, entre la emoción y las lagrimas, se fue yendo hasta alcanzar el ascenso a la A, impensado, pero soñado por todos los presentes en la cancha, por aquellos que lejos lo miraron por la tele o lo escucharon por radio, y acompañados por los que físicamente ya no estaban, pero que en espíritu, nos envolvieron a todos esa tarde de mayo.
Muchos dijeron que íbamos a estar de pasada en la A, que con un año bastaba y sobraba, pero dos años después, jugábamos la Sudamericana, y cinco años más tarde, ganábamos la final ante el América de México.
Pasaron 13 años, de logros institucionales y deportivos, de lucha, esfuerzo. La vida nos sonrío demasiado, a veces también nos pego duro, pero Arsenal sigue su camino, como siempre, con humildad.
Depende de todos nosotros que sigamos por la senda.

Salud Arsenal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

AMISTOSOS: ARSENAL JUGARÁ ANTE GRUPO UNIVERSITARIO

HANDBALL: RESUMEN DE LOS PARTIDOS DEL FIN DE SEMANA

FADI: TABLAS ACTUALIZADAS